¡Con una pata! (6 horas de Paris)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

-Ezetz hori egin!!!
-Ezetz? Hanka batekin gainera!
¡A que no hay…!!!
¿Eso? ¡Lo hago con una pata!
“Eso lo hago con una pata”, una expresión que todos la hemos utilizado alguna vez… pero pocos están obligados a cumplirla. Alain Irazu es uno de estos.

Debido a mi lesión, en invierno esquío, pero en verano… Después de la temporada de esquí, el verano se me hacia largo sin esquiar, siempre andando con la prótesis y las muletas. Quería aprender a patinar, ya que parecía lo más parecido a esquiar, y aunque siempre lo tenia en la cabeza, no arranqué hasta que di con Beñat Azurmendi, hace ahora dos años escasos. Con él empece a patinar, primero en un frontón, y poco a poco en la calle. Modificamos las muletas, poniendoles freno y… ¡adelante!

A través de un grupo que abrí en facebook, adapted skating, conozco, entre otros, a Rabie Ouali, un amputado femoral que también patina con un solo patín. Poco a poco me voy enterando de que está en un grupo de Paris, “Mobile en Ville” y que el verano pasado (2013) ya salieron en las 6 horas de Paris. Él me invita a participar en la prueba con su equipo, y claro ¡acepté inmediatamente!

Son un grupo que actúan por la movilidad urbana para gente con discapacidad, y gracias al patinaje, entre otros aspectos, con gente como yo y otros en silla de ruedas.

De francés poco, pero como en el equipo había quien sabía algo de español (¡gracias, Alexandra!), pues… ¡allá fuimos mi padre y yo!


 

Mi padre vivió en París en su juventud, o sea que los sitios le sonaban 😉 y ejerció de guía turístico para mi. ¡Mila esker, aita!

Empiezan las cosas serias
Viernes y sábado recorriendo la “ciudad de la luz”, y allí estábamos el domingo, en un equipo con gente de todo tipo. Ya de primeras se percibía muy buen ambiente, podía hablar todo el rato con los compañeros de cualquier tema… y eso que mezclábamos español y francés, pero cuando todos quieren, todo se entiende.


 
Aun y todo, yo estaba un poco nervioso, como siempre, pero después de mi estreno en “competición”, en la carrera de Villabona una semana antes, si que me notaba ya algo más tranquilo.

En aquella termine cansado, y con sed, y ya todo el mundo me recordaba que bebiera y comiera con regularidad, que 6 horas, aunque sean a relevos, se hacen largas si no…

Yo salía el tercero de mi grupo, y para entonces los patinadores estábamos bastante esparcidos. Es que no quería molestar a los “pros” con las muletas…

Entonces llegó uno de los mejores momentos: cuando me pasaron el relevo por primera vez y salí al circuito, ¡vaya subidón!


 
La estrategia del equipo era sencilla. No íbamos a ganar, solo a disfrutar patinando con todo ese mundo. Cada uno dábamos dos vueltas al circuito, y los relevos nos tocaban más o menos cada 17 minutos. Yo estaba deseando que llegaran, para volver a salir.

En las paradas aprovechábamos para comer e hidratarnos: barritas, plátano, sándwich, bebida energética, agua etc. Y yo también me cambiaba el calcetín. ¡No sabéis lo que se agradece quitar el sudado y salir con uno seco!


 
La última vuelta
Faltaban 8 minutos cuando terminé de dar mis dos últimas vueltas, y al llegar a boxes se me unieron todos y salimos todos juntos a dar la última vuelta.

Esta última vuelta y la llegada fueron de esos momentos que no se olvidan: toda la gente que estaba por el circuito nos aplaudía, incluso a la llegada nos recibió de pie todo el mundo que estaba en los boxes. ¡Se me pusieron los pelos de punta!


 
He aprendido mucho en esta carrera, tanto sobre lo que soy capaz de hacer, como, incluso, de técnica. El material que empleamos es el mismo, los dos llevábamos patines altos con ruedas de 100 mm y unas muletas. Yo me impulso solo con las muletas, pero vi que Rabie utiliza una técnica algo diferente: él lleva las muletas mas cortas, va más flexionado que yo y al mismo tiempo que se empuja con las muletas también se impulsa con la pierna. ¡Tengo que probarlo!

Pero para eso fui yo hasta París: aparte de para pasarlo fantásticamente bien, para aprender de mi amigo Rabie. ¡Prueba conseguida!

Y ¿ahora qué?
El año que viene repito fijo ¡como para no hacerlo! Si es por ellos estoy la semana que viene de nuevo en Paris: me invitaron a hacer la París – Bruselas con ellos. Pero a todo no se puede llegar… todavía 😉

Por de pronto ya estoy inscrito en mi próxima carrera, esta en Getaria,mi pueblo, el 20 de septiembre. Es un recorrido que hago mucho pero por el paseo peatonal, y ¡por fin podré hacerlo por asfalto!

Además de a Rabie en Paris, conozco a otros dos amputados mas que están animados a aprender a patinar con una pierna, Carlos en Cataluña y Salva en Málaga. Igual que a ellos, yo animaría a la gente (amputados o no) a probar el patinaje, es como deslizarse en la nieve, pero a un paso de casa y durante todo el año. De verdad que ¡esto engancha!

Texto: Alain Irazu

Video del equipo ”Mobile en ville” en las 6 horas de Paris

Video del circuito (desde mi patin):

Otros videos de Alain

Latest posts by Alain (see all)


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Publicado en Adapted skating, Carreras, Crónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*