Mi primer maratón (Martin Fiz 2014)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El comienzo del día no pudo ser mejor. Madrugar y ver como llovía fue totalmente motivador. A partir de ahí piensas que nada puede ser peor (y porque has pagado la inscripción y te has comprometido con la gente que sino por los cojones te vas a Vitoria con esa mierda de tiempo).

En el coche de Iñaki Rubio fui con Iñaki Flaño y Niko. Aparcamos en la zona de las universidades pero creo que fue un error. Para otros años pienso que es mejor aparcar directamente en Mendizorroza donde están las duchas, como nos aconsejo Francis. Si es que la veteranía es un grado.

Salimos del coche y colaboramos con el mantenimiento de Vitoria como capital verde con la meadita de rigor. Seguidamente nos pusimos los patines, ¡con dos cojones! Ni calentar ni nada. Vamos, igualito a como hacemos todos los miércoles. Poliki, poliki fuimos con las bolsas hasta la plaza donde habíamos quedado con Carol que ya estaba preparada con nuestros dorsales. Muchas gracias Carol por esta gestión y por todos tus consejos. Allí nos encontramos con Idoia, Arantxi y Javi que no habían venido con nosotros. Después de ir a la toillete y dejar las bolsas en la consigna nos fuimos a la salida que estaba muy cerca. Tras una exhaustiva sesión de photocall y sin darnos cuenta llego la hora.

Ya metidos en el fregado piensas que solo te quedan dos horas así que ¡ánimo! Con Francis al frente empezamos tranquilamente y formamos un trenecito majo, donde estábamos Francis, Eli, un servidor, Carol, Nekane, Olatz, Arantxi, Idoia, Javi, Gorka e Iñaki Rubio. Perdonar por si me dejo a alguien. Poco a poco fuimos calentando y soltando un poco los nervios. Francis eres un crack, nos llevabas a ritmo y aun te daba tiempo de ir explicándonos cosas y saludando al resto de los patinadores. Yo iba colocado en la tercera posición detrás de Francis y Eli y creo que fue un acierto, pues a la salida de los giros me quedaba muy cerca de ellos y luego no me costaba volver a coger el ritmo. Eso si sentía en el cogote la presión de la sargento Carol, perdona por lo de sargento pero eres un poco mandona. Y como para no mandar, estabas acojonada viéndonos a Eli a mí, con nuestros cambios de paso, frenadas, cruces de patines después de los giros, incorporaciones al grupo, etc. Haciendo justo todo lo contrario a lo que nos han dicho siempre que hay que hacer cuando vas en grupo. Creo Eli que tú y yo no aprobamos en junio.

Empezó a llover y el suelo se puso bastante resbaladizo sobre todo en los giros. Pese a esto fuimos poco a poco haciendo kilómetros cumpliendo el objetivo que nos habíamos propuesto de acabar en dos horas. Creo que no nos caímos ninguno del grupo, así que estamos bien enseñados por lo que se ve. No sé que era peor si pensar en cómo hacer el giro o escuchar a la gente que nos estaba viendo como nos avisaban del peligro. ¡Dios que tensión! Acertar en las rotondas por donde había que ir también tenía su puntito de emoción. Me parece de recibo agradecer a la organización que tuviera este detalle con nosotros para que no nos aburriésemos. Reconocer que eso de ir siguiendo todo el tiempo la dirección de una flecha es un coñazo, para que está la imaginación.

Yo hasta aproximadamente el km.26 o 27, fui bastante cómodo y creo que el resto de la gente también, pues había momentos de mucho parloteo. Luego no sé si coincidió con que comí un poco de plátano emulando a Nadal para tener un poco más de energía, pero se ve de que a pesar de tener casi la misma constitución física nuestros metabolismos son diferentes ya que a mí no me beneficio en absoluto y pase un pequeño bache. Luego creo que aflojamos el ritmo y me recupere bastante.

Hacía el km. 30 la situación del grupo cambio radicalmente. Bajamos una cuesta bastante pronunciada con una goma reductoras de esas amarillas y negras la final de la misma y aquello fue un sálvese quien pueda, a continuación tuvimos una cuesta arriba con rotonda por medio que rompió al grupo y donde perdimos a Francis y Arantxi. Superado el momento de desconcierto, con el gallinero callado (cualquiera hablaba después de aquella puta cuesta) y sin Francis, nuestro líder espiritual, Carol tomo el mando y nos organizo. Eli y yo nos pusimos los primeros y nos fuimos un poco del grupo. Enseguida se nos junto Javi y los amigos de Gerardo, Iñaki Arretxea y Todor.

Formamos un grupo los cinco y le pasamos a Inhaxio que estaba destrozado con sus lumbares. Menudo merito tuviste de acabar la carrera tal como estabas.
A partir de entonces a mí se me hizo bastante más duro. Lógico pues había estado toda la carrera chupando rueda y cuando toca tirar del carro se nota, aunque también reconozco que en el último tramo casi no bebí. Javi nos llevaba en el llano y en las cuestas arriba Eli era la rueda a seguir. Joder como subes tía, solo te faltaba sentarte a esperarnos. Todor también subió muy bien. A mi Javi me animaba: Desliza Agus, desliza, me decía. Nos ha jodido, que más quería yo.

En la madre de todas las bajadas, si, en esa misma puta cuesta que habíamos subido hacia poco conseguimos juntarnos con Eli que nos volvió a dejar en la cuesta siguiente. A partir de ahí y ya viendo el objetivo cumplido pues nos quedaban apenas dos kilómetros lo dimos todo y esquivando corredores fuimos esprintando hasta la meta, perfectamente sincronizado con Eli, la cruzamos juntos. Yo me lleve por delante a una voluntaria que estaba repartiendo medallas, afortunadamente sin consecuencias para ninguno. A mí la recta de llegada me pareció bastante estrecha pero igual era por la excesiva velocidad que llevábamos, vamos que ni rayo macuin nos adelanta ayer.

Pese a que ayer no desayune macarrones como Niko, hoy físicamente me encuentro bastante bien salvo dos pequeños problemillas. Me he hecho donante de maléolo. Si andáis escasos del maléolo derecho externo, avisarme que tengo para dar y regalar. También tengo tendinitis en el brazo derecho pero eso ha sido por pasarme toda la carrera tocándole el culo a Eli. Seguro que tienes un moratón, fíjate bien. Explícale a tu marido que son daños colaterales.

Me ha parecido una bonita experiencia como para repetir otra vez, aunque sé que va a ser diferente a este año. En el grupo nos salió todo muy bien, no tuvimos ningún percance y acabamos todos enteros que es lo más importante. Quiero agradeceros a todos vosotros Eli, Nekane, Olatz, Idoia, Arantxi, Javi, Gorka, Iñaki Rubio, Iñaki Arretxea y Todor vuestra compañía.

A Francis y Carol deciros que me supo mal que no pudimos ni invitaros a una cerveza, ¡que menos! después de todo el esfuerzo que hicisteis por nosotros. Con lo anárquico que soy yo yendo en grupo, menuda paciencia que tuvisteis conmigo. Supongo Carol que esta noche has tenido pesadillas, soñando con mis patines y los de Eli chocandose. Muchas gracias por todo. Gracias también a Iñaki Flaño, a Roberto y a Niko.

Agradecer también a Miguel Ángel (MAU) quien me convenció el año pasado de apuntarme al reto de participar en los 15Km. 2013. Con él compartí mis primeros Portuetxes hace un año, cuando dábamos cinco vueltas y nos parecía una hazaña. Si no fuera por él yo no hubiera participado ayer. El año que viene no te libras y vienes con nosotros.

Para mí era un objetivo, mejor un reto como dice Miguel Ángel y lo he cumplido y me siento contento más que orgulloso por ello. Pero no creo que me supere. Me falta mucha técnica, fondo físico y me sobran años y además se que a Eli, Nekane, Javi y compañía me va a ser muy difícil poder seguiros en una prueba de estas. ¡Tiembla Gerardo que Eli se te acerca! Yo iré con Juan que este año se nos ha escaqueado.

(Crónica por Agustín Gárate)

Latest posts by Agustin (see all)


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Publicado en Carreras, Crónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*